cerrajeros urgentes sant gervasi y elementos de seguridad - Cerrajeros sant gervasi

cerrajeros urgentes sant gervasi y elementos de seguridad

En las mentes de muchos, uno de los mayores simbolos de riquezas y estatus, es tener una caja fuerte. Todos podemos imaginar la imagen clásica de series, películas y caricaturas donde el ricachón tiene una enorme caja fuerte escondida en la pared detrás del retrato de algún antepasado en su época de gloria. Luego gira su rueda un poco para acá y para allá, suena un clic, tira la palanca y abre la caja fuerte rellena de modestos lingotes de oro y joyas del tamaño de manzanas.

Pero ¿de donde vienen las cajas fuertes, que tan fuertes son y quien las usa? Son preguntas comunes y básicas que esperamos responderte acá los cerrajeros urgentes sant gervasi.

Cuando los primeros humanos comenzaron con ese concepto colocar paredes y puertas, no pasó mucho tiempo antes de darse cuenta que a veces las paredes no son una solución óptima cuando buscamos defender objetos pequeños, pero valiosos, sobra mucho espacio pues es más fácil y mejor defender un espacio más pequeño. Alguien pensó en hacer una versión a escala de este espacio cerrado usando madera, el mejor material para ello en esa época, y así nació el tatara abuelo de las cajas fuertes.

Claro, hoy en día una caja fuerte de madera es algo irrisorio, independientemente de su tamaño o prestaciones, las cajas fuertes hoy en día son de metal, o mejor dicho, de metales, puesto que suelen ser de aleaciones potentes, en distintas capas en varias combinaciones para lograr mejores resultados. Estas capas y materiales contribuyen directamente a su fortaleza, que como siempre, recomendamos que busques sellos de normas y estándares de calidad que hayan sido cumplidor por el modelo que estés revisando para la compra.

Otro detalle a tener en cuenta, según la experiencia de los cerrajeros sant gervasi si tienes seguro o planeas tenerlo, es consultar los detalles de la póliza, pues sucede que muchas veces hay requerimientos específicos sobre las cajas fuertes para poder ampararlas y su contenido en caso de incidentes mayores. Normalmente esto incluye que la caja debe pesar más de 100 kg, así que todas las “cajas fuertes” pequeñas suelen quedar por fuera de estas regulaciones y presentar verdaderos dolores de cabeza a los dueños.

En cuanto a quienes las usan, la verdad es que el ricachón que nos imaginamos al inicio es solo un estereotipo viejo y desfazado. Todo hogar puede contar con una caja fuerte. Quizás no tengas lingotes de oro para llenarlo, pero seguro que tienes documentos importantes que resguardar, alguna joya familiar u otro objeto valioso que en realidad no sabes donde guardar, como un autógrafo de alguien famoso o la goma de mascar que recogiste después que la masticó un famoso.

Sea lo que sea que decidas guardar, si te recomendamos que no hagas aparente la ubicación de la caja o el hecho de que tengas una, e idealmente la mejor opción es empotrarla en alguna pared o piso para solidificar su protección. Ya si decides colgarle una pintura al oleo de algún familiar lejano que sirvió en alguna guerra histórica, o no, es una decisión completamente personal.